Experimentar

Para experimentar hay que explorar cosas, hacer modificaciones para después evaluar. En lo conocido encuentro seguridad, y tras esos hábitos existen muchas lecturas posibles de cosas en áreas que no tienen nada que ver en apariencia, y que se están desarrollando.

Si en el mundo me manejo con lo que otros han dicho, leyendo lo que otros han vivido, buscando la confirmación de las cosas que un día decidí quedarme y no doy opción a la experimentación, a la apertura a la exploración, a lo nuevo, difícilmente podré mantener un sentido de renovación, de evolución.

Con cada una de mis áreas puedo introducir modificaciones, y a través de la experimentación práctica, real, puedo verificar qué es lo que ha cambiado, cómo lo ha hecho y qué en concreto. Eso me puede conducir a saber más de cómo funcionan las cosas y a desenvolverme con mayor efectividad en el mundo.

Ahora bien, también de acompasar esa experimentación con una prudencia acerca de cual es la materia que va a ser objeto, con qué finalidad lo voy hacer, cómo lo haré y la razón que existe. Con toda una buena intención, también puedo recibir un resultado no esperado, y esto a su vez traerá unas consecuencias, dependerá de lo que yo después decido hacer con las mismas, la posición de una nueva experimentación.

No existe nada que explique todo, y que no conlleve unas consecuencias su aplicación. Aquí reside mi arte de aprender a vivir, a mantener el equilibrio para no irme demasiado de un lado, con riesgo de sucumbir al dogmatismo, es muy goloso, vuelvo a encontrar seguridad, y ya sé lo que le ocurre al agua estancada.

Hay una premisa con la que puedo abrirme a la experiencias, y es la de mantener una actitud de ¿qué es lo que puedo aprender de la misma?, ¿cómo me he gestionado yo en esa experiencia?, ¿cómo lo han hecho los otros?, ¿cómo funciona la vida atendiendo a todo?

A la vez de la curiosidad por el aprendizaje, puedo colocar como constante polea de transmisión: el desarrollo, asegurarme que la nueva experimentación está en consonancia con el mismo, independientemente que después la incorpore o no. No se trata tanto de experimentarlo todo, sino de hacerlo con aquello que potencialmente puedo adquirirlo para avanzar.

Manuel León López
Coach, Terapeuta y Formador
Contacto: 629 164 903