Dejar hacer, para hacer

Una persona estaba retrasando la toma de decisiones en su vida al resultado de un juicio por un litigio que mantiene con su antigua empresa. Entre tanto estaba "llenando su tiempo" con deporte y una constante inquietud acerca del resultado del juicio.

Me comentaba cosas que a sí mismo se decía entorno a lo que "debería de hacer", aunque no sabía cómo hacerlas. Se suele decir que "si quieres conseguir algo diferente, haz cosas diferentes a las que haces", aunque lo que se pasa por alto también en ocasiones es que si quiero hacer algo nuevo, primero habré de identificar qué es lo que estoy haciendo, cómo lo estoy haciendo y dejar de hacerlo, para direccionarme en lo nuevo.

Las personas en muchas ocasiones nos buscamos todo tipo de excusas, argumentaciones, retrasos...para aplazar ciertos compromisos. Es como aquel que se puede pasar su vida "soñando con la persona amada" confiriéndole una serie de características inalcanzables, con el fín de apoyar su conducta e ir saltando de relación en relación, ya que la última no ha sido "la soñada, la idealizada".

Si quiero dejar de fumar, habré de identificar cómo fumo. Si quiero convertirme en vegetariano, habré de identificar qué carnes tomo y los beneficios que obtengo de ellas para después esos mismos beneficios conseguirlos alimentándome de forma vegetariana...si quiero escribir de derecha a izquierda, primero habré de ser consciente de cómo escribo de izquierda a derecha para poder dejar de hacerlo. Habré de salir, para poder entrar.

Se trata de identificar qué es lo que está apoyando y consolidando la cosa que quieres dejar de hacer, para entonces, hacerlo con lo que quieres hacer. Y esto tan aparentemente "simple" también forma parte de "modelar la experiencia"