Opiniones

El dia 15 de Septiembre del año 2009 publiqué mi primera entrada en este blog, y en estos 3 años nunca habia estado tanto tiempo sin publicar nada, mañana se cumplirá un mes de la última y hoy me apetece compartir algunas reflexiones.

Una de las cosas que valoro y mucho, es la creatividad, la originalidad de los planteamientos, y en ello incluyo al de las opiniones que cada uno nos vamos construyendo en función de nuestra experiencia vital, aprendizaje y conocimiento que mantenemos sobre el asunto sobre el que nos pronunciamos. Hoy en día blogs, bitácoras, webs, artículos de opinión, redes sociales...disponemos de una gama de soportes hasta decir, ¡basta!, en las que manifestar nuestros juicios o en muchas ocasiones simplemente gruñidos.

Resulta pues un gran desafío el hacerse hueco, el llamar la atención para que alguien mantenga una predisposición a ocupar una parte de su tiempo y pararse a leer, en este caso lo que yo estoy escribiendo; aunque para ello siempre está muy a mano lo de republicar opiniones de otros, que pareciera que hablan por uno mismo y así también contaminarse indirectamente de las antipatías o prestigio -según la opinión- de eso que se republica.

Y esto último es lo que en parte he vivido durante este tiempo, limitándome a republicar cosas con las que parcialmente he estado en acuerdo, aunque no son de mi autoria, y en general mantienen en común que son temas en los que es muy sencillo entrar en la polémica de la controversia, porque ya predisponemos que manejamos una información suficiente como para dar nuestra visión, y desde ahí es muy fácil, deslizarse al dogmatismo y asumir que lo nuestro es "la verdad que en el mundo está funcionando", cuando esto último está muy lejos de ser certero.

Dar una opinión acerca de cualquier tema, es aproximar nuestro conocimiento de ese tema, y vendrá a su vez acompañado de una forma de medir ese tema. Ahora bien, ¿cuando yo establezco que mantengo un conocimiento suficiente como para lanzarme a dar una opinión sobre eso que estoy comentando?, ¿con todos los temas actuo de igual forma?, ¿quizás sólo con aquellos con los que me encuentro más cómodo?. Personalmente hablar sobre la alineación del Real Madrid, me parezca un tema por el que no tengo conocimiento y mi interés es nulo, ahora bien, hacerlo sobre la "Teoría de la evolución de Darwing" o "El Creaccionismo", pueda interesarme más, aunque mi conocimiento de ello, tampoco difiere tanto del que pueda manejar acerca del Real Madrid

Considero útil, antes de lanzarse de una forma un tanto visceral e impulsiva a hablar de algo, primero chequear cuanto es el conocimiento que mantengo de ese algo, que experiencia tengo, cuanta fiabilidad le otorgo a ese conocimiento; y es curioso que cuando esto lo he abordado en algún grupo, reunión, la mayoría de los presentes han tendido a defender lo que ellos hacían y se han puesto a la defensiva, en lugar de tomar una distancia y poder verse a sí mismos investigando lo que hacían.

Hoy mi opinión es hablar de la calidad de nuestra opinión, aunque no la realizada por lo que otros le otorgan -que seria otra forma de medirla- , sino por la que yo mismo manejo para considerar que cumple con el estándar que yo le haya marcado y merece ser lanzada. Muy probablemente si esto lo hiciésemos más a menudo, muchos de los estériles debates cesarían y se tendería a primar la calidad, a la cantidad y el histrionismo.

Manuel León López
Móvil: 629 164 903
Correo: manleonlopez@hotmail.es