Preocuparse es inútil (Depende)

Es relativamente popular esta metáfora:

""Un psicólogo en una sesión grupal levantó un vaso de agua. Ya todo el mundo esperaba la típica pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío? Sin embargo, preguntó:

- ¿Cuánto pesa este vaso?

Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos.

El psicólogo respondió:

"El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo 1 minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará.

El peso real del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, y más difícil de soportar se vuelve."

Y continuó: "Las preocupaciones de nuestro día a día son como el vaso de agua.

Si piensas en ellas un rato, no pasa nada.

Si piensas un poco más empiezan a doler, pero si piensas en ellas todo el día, acaban paralizándote, te impiden hacer nada"

¡Acuérdate de soltar el vaso! ""

Efectivamente podemos aprender a "soltar el vaso", pero lo que aquí no se advierte es que primero  hay que  mirar el contenido del vaso, y si es relevante o no para establecer luego "cuando suelto el vaso" No todas las "preocupaciones" tienen la misma relevancia.

Preocuparse es muy útil, lo que podemos aprender es a evaluar el contexto de esa preocupación y su contenido. Preocuparme constantemente en que mañana me van a diagnosticar un cáncer sin la menor base: ese vaso hay que soltarlo. Ahora bien, preocuparme acerca de que si firmo una hipoteca y no tengo una garantía de ingresos estables, puede ser útil ya que me puede predisponer para tomar medidas al respecto. No es la preocupación en sí, sino qué hago con ella.